martes, 28 de agosto de 2007

Mi querida Elna


Hace un par de post me preguntaba Mariarrosahttp://siguiendoelhilo.blogspot.com/
por las máquinas de coser, no puedo contar mucho, sólo mi experiencia y tratándose de patch a máquina ésta es corta.

Aprendí a coser con la máquina de mi madre, una de esas en las que había que darle al pedal. Nos hicimos buenas amigas. Cuando tenía unos 16 años me regalaron una máquina eléctrica. Nuestra relación fue larga y fructífera, cosí con ella ropa, sábanas, incluso algún faldón para mis hijos. Pero un día se estropeó, el arreglo no merecía la pena y compré otra. Nunca nos entendimos. Fue una relación condenada al fracaso. Cuando empecé con el patchwork no hacía nada a máquina, sólo la tira de remate, ponerme a hacer algo a máquina me alteraba los nervios.

Pero entonces , en mi grupo, Juliahttp://cannelle-tendresse.blogspot.com/ propuso un intercambio que consistió en hacer 24 bloques que dimos en llamar "el quilt de la amistad".

Yolyhttp://yolypatch.blogspot.com/ nos explicó como hacerlos a máquina y me puse a ello. Tuve sus más y sus menos con la dichosa maquinita pero lo saqué adelante. Y me entraron ganas de comprar una máquina, esta vez especial para patch. Las ganas iban y venían , me parecían caras, no me apetecía esperar el mes que me decían que iba a tardar en llegar etc.

Y las navidades pasadas, en un racha de no tener ganas, entré en la tienda de la Sigma, que

lleva una persona que conozco hace mucho, no entraba a comprar, sólo a saludarla. Y la ví.

Y la compré casi sin pensar, el precio era razonable, tenía la pata de doble arrastre, se le podían

bajar los dientes y se podían conseguir accesorios especiales para patch.

Y ahí estamos. Empecé a poquitos, pedí consejo para liarme con el acolchado a Anahttp://tallerlabuhardilla.blogspot.com/ que me recomendó un libro y un curso. El libro lo

compré y el curso lo haré este invierno.

Esta vez sé que he acertado, nos llevamos muy bien Elna y yo y sé que haremos muchas cosas

juntas a lo largo de mucho tiempo

9 comentarios:

Yolypatch dijo...

Muchas felicidades por esa nueva amiga que tienes, jajajajaja... estoy ansiosa por ver las maravillas que sacais juntas!

Anna OP dijo...

yo también soy muy amiga de mi máquina, tanto, que incluso me la llevé de vacaciones este agosto.
No se si será amistad o adicción, jajaja, tu que dices...

gloria dijo...

Anna, es adicción sin ninguna duda, no he visto cosa que enganche más que esta afición nuestra.
Gracias por pasarte

Julia dijo...

Gloria. que suerte has tenido de "entenderte" con tu máquina. Para mi es mi gran asignatura pendiente. No exagero si te digo que la maquina de coser se apodera de mi, no he logrado cogerle el punto. En cuando acabe con unos proyectos que me quitan mucho tiempo, lo primero que voy a hacer es intentarrrrr dominar la máquina. Disfruto mucho cosiendo a mano y no lo va a sustituir, pero la máquina tiene también sus prestaciones. Y por lo que me cuentan, en cuano empiezas... se vuelve adicción...
Besitos
julia

VERO dijo...

Gloriapatch !!! Tu unión a la máquina será eterna . Que yo recuerde mi mamá tiene una Elna , es del año del cuete y aún funciona ... Es una buena marca . Felicitaciones . Vero

Rosa dijo...

hola Gloria,
tengo que felicitarte por la maquina que has comprado, lo que mas me gusta es el lugar que tiene destinado para los prensatelas y sus accesorios
me podrias indicar donde la compraste??? gracias

rosa
rosapatch.blogspot.com

mariarrosa dijo...

Muchas gracias por la información, Gloria. Eres muy amable.

gloria dijo...

Mariarrosa, la máquina la compré en lq distribuidora de Alfa y Singer de mi ciudad. En la página web de Elna, www.elna.com, a la derecha se abre un desplegable con las direcciones de los distribuidores en los distintos paises.
Y sí, me he hecho muy amiga de ella, ha sido una suerte Julia, ya que con la anterior no hubo modo

Anónimo dijo...

Ay Gloria qué puedo decir yo de mi máquina, también tenemos una relación especial, aunque a veces la "castigo" pisando fuerte el pedal...je je je pero no podría vivir sin ella ni ella sin mí.